Bichos raros de todas partes hasta aquí llegados, sed bienvenidos. Aquí hallaréis solaz, refugio, descanso para el alma atormentada por el estigma de ser "diferente". Todo está permitido dentro del mutuo respeto; la libre expresión de espíritus inquietos y lenguaraces es el lema de la casa. Nadie podrá mirar a nadie por encima del hombro o con muestras de repudio pues en este lugar todos somos miembros de una misma especie: los casi, pero no aún, extintos Rara Avis.
Si eres un Rara Avis, ¡únete al club!

(Formularios de ingreso, a la Viperina por correo expréss, cada solicitud deberá obtener la aprobación por mayoría mas uno; tontolculos abstenerse porfa)

12 de junio de 2009

Bicho raro, raro

Fijaos lo que he encontrado por ahí,... solito, sin un techo que le cobije, y sin cariño de nadie.
Como lo he visto tan raro, me lo he traído para aquí ¿qué os parece? ¿nos lo quedamos de mascota?

14 de mayo de 2009

Cuándo llegará el verano...

Image Hosted by ImageShack.us



Cada vez odio más la jodida primavera. Nunca había sentido nada especial por ella, ni frío ni calor, es más si tengo que elegir una época del año en la que me sienta como pez en el agua esa sería el otoño. Pero de unos años a esta parte la primavera está empeñada en tocarme la moral a dos manos, y lo hace a conciencia. Primero fué la alergia a esos bichitos invisibles pero con potencia suficiente para dejarme sin aire cuando a ellos les viene en gana, aunque a esos les da igual la época del año que sea, para ellos siempre es verano y están de perpetuas vacaciones a mi lado incluso cuando se supone que deberían morirse de frío. Y luego están los virus; esos cabrones que por algún motivo que desconozco me tienen un apego fuera de lo normal, y en cuanto me ven pasar saltan sobre mí a ponerse las botas a mi costa. Estas últimas primaveras he disfrutado de la maravillosa compañía de bronquitis, faringitis, otitis y gastroenteritis; vamos, todo lo que termine en itis parece ser que me va como anillo al dedo. Y si no lo pillo yo no importa, porque ya se sabe que estas cosas son altamente contagiosas; así que basta con que uno de los miembros de la familia lo pille para que se extienda como la pólvora, y si alguno de nosotros se libra esa no soy yo, seguro.
Luego está el tema meteorológico, que se supone que desde ya hay que guardar botas, abrigos y jerseys y sacar nuestras pálidas carnes a pasear para que vayan cogiendo colorcito. Ja! Ya sé que la sabiduría popular dice eso de "hasta el cuarenta de mayo, no te quites el sayo", pero una cosa es eso y otra que cada día sea una copia del mismo panorama: mañanas semisoleadas con súbitos ataques de calor achicharrante en los que te sobra hasta la ropa interior, nubarrones amenazantes que se acercan hacia el mediodía, y tardes negras que casi cada día culminan en tormentas en las que tiemblan hasta los cimientos y hay que tener la linterna a mano porque seguro que en un momento u otro, se irá la luz.
Resumiendo; que estamos a mediados de mayo y aún no he visto esa maravillosa explosión de color y vida que cada año nos anuncia el corte británico ese, ni he estrenado esos preciosos vestidos ni me he puesto las sandalias fresquitas y supercómodas que tanto me gustan. Lo único colorido que he visto a estas alturas son las sábanas y vestimentas que tiendo en mi terraza día sí y día también, en mi perpetua guerra a los virus malignos y sus consecuencias.
¡Qué engañados nos tienen los anuncios!

30 de abril de 2009

EL CONFESIONARIO DEL PADRE PATXI




SEXO POR COMPASIÓN

¿de que te acusas hermana?
Asi..con mis habitos Santos, padre Patxi, me subí a aquel taxi, y el taxista no paraba de mirarme.
Entonces yo le pregunte por qué me miraba tanto, "Tengo una confesión que hacerle pero no quiero ofenderla"., me dijo.


Querido hijo, no puedes ofenderme, cuentame.
Cuando se llega a mi edad vistiendo estos habitos, ves y oyes de todo.
Estoy segura que no hay nada que pudieras decir que me ofenda.


Siempre he tenido ganas de que una monja realice una fantasía sexual conmigo.
Bueno hijo mio, yo amo a Dios, pero también a ti hermano taxista, en fin...yo amo a todo Dios, veamos que podemos hacer con respecto a eso:
1) tienes que ser soltero, 2) debes ser Católico y 3) debo permanecer virgen.

El hermano taxista se emociono en ese momento, "Si, soy soltero y también Católico!!!"
Entonces apiadándome de el le dije: bueno doble en la próxima esquina a la derecha, hacia el callejón.
Y en aquel sórdido callejón le concedí el deseo de su fantasía. Y me deje follar por el culo cuatro veces.


Pero cuando volvimos a subir al taxi, el hermano taxista comienzo a llorar.
¿Hijo querido, porque lloras?
Perdone hermana pero he pecado. Mentí, debo confesar, soy casado y Judío.
Y no me quedo mas remedio que decirle: "Bueno no te preocupes.

Yo soy Mario voy a una fiesta de disfraces y tengo SIDA"

21 de abril de 2009

No pesan los años, pesan los quilos...

Si la frase no es innovadora, ni a mi parecer acertada, muchas mujeres hemos crecido convencidadas de la veracidad de este slogan, que se mantuvo en television un tiempo bastante prolongado. Y educadas en tal creencia nos fuimos dando cuenta de que aunque nos bebieramos toda la font vella del mundo, la celulitis se seguia asentando en los mismos sitios de siempre, para los neofitos, en muslos, caderas y vientre, que cruz nos cayó encima con la piel de naranja, y la preciada agua no hacia ningun efecto al respecto...
Pero este fin de semana, que en mi pueblo y algunos de los alrededores fue largo, por no decir larguisimo por el jolgorio que nos montamos, me pude dar cuenta, de que los publicistas de Font Vella estaban muy pero que muy equivocados, porque señores, si pesan los años y creo que menos que los quilos, porque estos ultimos los arrastro todos los dias y son llevables... pero los primeros cuando comienzas a forzar la maquinaria te pasan factura, recordandote los muy miserables que ya no tienes veinte años y que los fiestorros, los desmadres, y trasnochar, te da un resacon de aqui no te menees, y al dia siguiente te duelen hasta las pestañas.
Si le sumas el agravante de que no fue solo una noche, sino un maraton, que empezo el viernes y culmino el lunes ya a una hora decente, podreis comprender que hoy arrastraba mis maltrechos años por el mundo como un alma en pena, y es que los quilos no me molestaban, pero esas agujetas, ese encorchamiento de la mente, ese oir en sordina y el sueño me estaban matando, y de esas guisas acudi hoy a mi trabajo. Pero antes de desembarcar en mi comoda y confortable oficina en la que estoy completamente solita y me marco yo el trabajo, lo cual en dias como hoy es todo un lujo al alcance de pocos, me he pasado por la gestoria, por un asuntito que teniamos pendiente desde el viernes anterior en el que todos teniamos unas prisas tremendas por irnos de fiestorro, y he podido comprobar que todos andaban de la misma guisa... que bueno los mas jovenes tambien, eso me ha dado un subidon de aqui no te menees...
A partir de hoy analizare toda la publicidad con lupa, porque anda que no nos engañan como chinos, y nosotros bebiendo agua para ver si no acumulamos quilos de mas, y seguimos acumulando quilos y años a cascoporro... pues ale para qeu lo sepais pesan los años, y los quilos tambien, pero los años no veas, una no se recupera igual en la decada de los treinta proxima a sentarse en la sillita del rey, como lo hacia con veinte... eso si, que me quiten lo bailao que me lo he pasado genial este fin de semana....
A ver si cuando pase las foticos al ordenata os las pongo para que veais como se las gastan los muchachos del levante...

¡¡¡Hasta los ovarios de ellos, joer!!!

No sé lo que he hecho para merecerlo, pero de nuevo he recibido la visita de mis amigos los microorganismos, aunque por mí se podían ir a tomar por donde amarga el pepino, vamos. Cuando ya creía estar fuera de peligro, otra faringitis fulminante me tiene hecha una piltrafilla humana desde hace unos días, con lo que los planes que tenía para esta semana se han ido por el retrete, incluido el cumple de mi hijo.
Como me entere de quién ha sido el desgraciao que me ha echado el mal de ojo, en cuanto recupere las fuerzas va a ir a la hoguera, palabrita. Como ha comprobado nuestro Chache en primera persona, genio y figura hasta la sepultura. Vamos, que hasta estando chunga sigo con ganas de pelea...

15 de abril de 2009

Informática avanzada

SOIS TODOS CAMPEONES DEL ORDENADOR PERO HOY VAIS A APRENDER ALGO.
POR FIN EL MISTERIO SE RESUELVE...COMO SE DESPLAZA LA PEQUEÑA FLECHA DE NUESTROS ORDENADORES CUANDO MOVEMOS EL RATÓN? NUNCA OS HABEIS HECHO LA PREGUNTA? GRACIAS A UNAS HERRAMIENTAS DE ALTA TECNOLOGÍA, ENTENDEMOS AHORA COMO ES POSIBLE!

PARA ENTENDERLO, HACED CLICK EN EL LINK DE ABAJO Y CON LA SUPER LUPA SE HARÁ LA LUZ...
http://2006.1-click.jp/

13 de abril de 2009

MI NUEVA MASCOTA


Desde pequeño siempre quise tener un mono... jajajaja y ahora tengo tres. Esta es mi última adquisición, no me diréis que no está chulo, eh!
Además mirando el lado positivo si algún día le tengo que poner gafas, sin duda me saldrán más baratas...
Se llama Toloveo, y lo sé ahora es un poco feo, pero será como un cisne, cuando se haga mayor se convertirá en el primer monociclope casi na y lo veremos en todos los guinnes del mundo mundial, con unas bonitas gafas de sol de una sola lente y yo estaré a su lado con una amplia sonrisa.

YO CHUNGO TU CHITA

¿Que como estoy? pues chungo, pa que nos vamos a bañar, ¡uy no!, que hace mucha raska, quería decir engañar. y Chungo mas que na, por una barbacuac, (era en territorio galo, a qui, a eso lo llamamos por su nombre, que es.....este.. el de siempre)bueno, sigo, también estoy chungeras por lo de mi primo, ¿que que coño le pasa a mi primo?, pues es algo que lleva arrastrando la familia desde...uffff, bastante tiempo. Os cuento; A mi primo, en cuanto llega la semana santa, le vienen a buscar sus colegas y se marchan por ahí, de marcha, sin aparecer por casa, y la familia sin saber de el, y aparece el domingo siempre hecho un eceomo, y es que mi primo es la ostia.

EL SOBRINO DE DIOS

11 de abril de 2009

GAVIOTA (poema)

Alba entre nubes cenicientas
airosa surca un sueño mi gaviota
arrancando del azul llantos al viento.
Sueños que dejaron tras de si
triste la boca arder los sentimientos.


Levantaré el tapiz de los océanos
para lanzar sus reflejos de sol al firmamento
y que estallen en nubes de gaviotas
en vuelos siderales
al sur de tus deseos.

Desnuda, limpia como el océano,
alada de belleza peinas sueños,
me hablas en la noche,
desatando barcos que navegan sin timon
desde un sol forjado en la arena
con el oro del crepúsculo.

En tu voz, en la macilenta oscuridad,
vibra un aire de lejanas costas
que me lleva a buscar el deseo,
en cofres de ocultos tesoros,
sólo porque lo mencionaste en el mar
de nuestro sueño gaviota.

Y cuando te quedas dormida,
veo tu perfil contra el cielo
donde murmuran los cometas,
sobre el abrazo del eterno mar azul.

Y al ver tus labios húmedos,
y su dibujo terso de carmesí gaviota,
no tengo nada qué añadir,
pues el mar habla por mi corazón
cuando sus olas rompen,
y rompen sin parar,
como si me dijeran...
... tu nombre

Me han hecho la Pascua

Nuna ha sido más acertada la dichosa expresión "hacer la pascua", o lo que es lo mismo pero dicho menos fisnamente, putear. De un tiempo a esta parte vivo en un hospital de campaña. Todo empezó hace cosa de un mes cuando la peque de la familia atrapó una bronquitis de esas que te dejan hecho unas bragas. Como era de esperar a continuación caí yo, pues siendo quien se ocupa del cuidado de los enfermos día y noche tengo todas las papeletas. La bronquitis trajo consigo dos fines de semana sucesivos sin salir de casa, conmigo en cama y con fiebre el segundo de ellos a pesar de hacer un tiempo ideal para salir en family. Unos días después de reponerme de aquello me desperté una mañana de viernes con un dolor demasiado conocido en la garganta y dificultad para tragar. Con la vana esperanza de que fuera una faringitis leve de esas que pasan sin pena ni gloria (ilusa de mí, como si eso ocurriera alguna vez), pasé el día como buenamente pude pero cuál fué mi sorpresa que esa misma tarde mi hijo salió del cole quejándose de dolor de cabeza y malestar. Esa noche tempranito a la cama, chute de paracetamol y a intentar dormir. Intentar, porque el dolor era cada vez peor y para colmo el crío no paraba de quejarse de los mismos síntomas que yo y la fiebre alta no lo dejaba dormir. A la mañana siguiente nombré a mi maromo chofer oficial de la troupe y nos dirigimos en masa a la consulta del médico. Diagnóstico, faringitis infecciosa. Remedio, antibiótico para ambos y mucho descanso. Así que tras pertrecharnos de todo lo necesario en la farmacia, otro finde enterito en cama con fiebre alta, escalofríos, debilidad y toda la pesca. Lo que tienen los antibióticos es que matan a las bacterias malas, pero también joden a las buenas, por lo que no es que el remedio sea peor que la enfermedad, pero sus consecuencias dejan mucho que desear. El estómago hecho un asco, las manos sin fuerza, el cuerpo p'al arrastre, un gustazo vamos. Poco a poco a medida que pasa la semana voy recuperándome del palizón y para el jueves siento que vuelvo a ser yo. El niño está fresco como una lechuga, como si nunca hubiera estado enfermo, y no puedo dejar de maravillarme de la asombrosa capacidad de recuperación de los peques, mientras que a mí cada vez me cuesta más volver a ser persona. Parece que por fin todo vuelve a su ser...
Pues no. Ayer por la mañana la nena se despertó antes de hora quejándose de la garganta y con algo de fiebre. Normal, teniendo en cuenta que se pasó el finde enterito en la cama conmigo y con su hermano, haciéndonos el honor de su ruidosa compañía. Llamadita al medico otra vez, y la recepcionista me dice que no hay horas libres hasta el martes. No puede ser, le digo, mi niña tiene fiebre alta y sospecho que es faringitis, por lo que no puedo esperar al martes. Vale, vengase usted con ella y ya la pasaremos entre paciente y paciente. OK. A las tres y cuarto de la tarde estoy allí como un clavo, la primera, con la (otra vez ingenua de mí) esperanza de ser atendida antes de que comience el turno de las citas previas. El médico llega con media hora de retraso y para entonces la sala de espera está a rebosar. Me armo de paciencia y me leo una tras otra todas las revistas de la mesita, mientras rezo para que no le vuelva a subir la fiebre a la peque mientras esperamos. Al rato aparece una conocida del colegio con su hijo, que trae un trancazo de esos que hacen época. Mientras charlamos de todo un poco el pobre niño sentado al regazo de su madre junto a mí no para de estornudar, y me tengo que reprimir para no sacar un kleenex y ponérmelo a modo de mascarilla. Ya sé que el pobrecillo no tiene la culpa, pero mucho me temo que de aquí a unos días empezaré a sentir una congestión brutal y un moqueo incesante y me voy a acordar del niño y de todos sus familiares, seguro. Después de dos horas y media de ver desfilar hacia la consulta a todo dios, por fin llega mi turno. Entramos y salimos con una otitis y otra recetita de antibiotico, y de nuevo la recomendación de descanso para la nena y nada de salidas con este tiempo de mierda. Después de tomar el antibiotico y el ibuprofeno, la peque ha dormido de tirón (oh, milagro!!!) y vuelvo a respirar pensando que ya está todo controlado. Y una mierda...esta mañana mientras comprobaba que ella no tenía fiebre, el niño se incorpora en su cama y me suelta: me duele la cabeza...temblando, me acerco a tocarle la nuca y la frente, que arden de mala manera mientras que sus manos están heladas. Jurando en hebreo me llevo al niño de nuevo al médico, que tras un examen concienzudo me dice que es algo vírico y que el único remedio es pasar unos días en cama, sin salir, tomando antipiréticos y bebiendo mucho líquido; como si a estas alturas no supiera ya de sobra lo que se debe hacer ante la fiebre...
Y estos han sido mis últimos cuatro fines de semana, recluída en casa en cuarentena entre frascos de jarabes, cajas de kleenex, pastillas para la garganta y otras lindezas. Hoy han comenzado oficialmente las dos semanas de vacaciones de Pascua de mis hijos, así que creo que voy a fumigar mi casa a conciencia y fregarlo todo con betadine, a ver si con un poquitín de suerte conseguimos pasarlas sin volver a visitar a mi queridísimo doctor ni entrar en una farmacia, y sobre todo, salir a la calle a algo más que ir de visita médica.
Que hartita que estoy, dios miooooo...

9 de abril de 2009

LA MIERDA QUE NO HUELE (VA EN SERIO)




Como dijo el sabio: “A nadie le huelen sus peos, ni sus hijos le parecen feos”.

No obstante hay gente que a la que le preocupa que el aroma de su caca, tan agradable y familiar para él, pueda causar un efecto desagradable en otras personas.

Para ellos han inventado Whiff, unas pastillas que, tomadas regularmente, hacen desaparecer ese olor. Incluso se le llega a dar un sugerente toque perfumado.

Como curiosidad relacionada, visitad PoopReport.com, un completo sitio dedicado íntegramente a todo lo relacionado con la caca.


Inventos relacionados:
Spray congelador para caca de perro

7 de abril de 2009

AMIGO INESPERADO


Tres días en cama con cuarenta de fiebre...
Espasmos, tiritonas, un intenso frío que cala mis huesos...
Más que una diarrea, un desagüe brutal...
Vómitos y nauseas constantes...
Ramadán de tres días de ayuno a base de pastillas y sueros...
Me lo estoy pasando de lujo estas vacaciones!!!
¡Joputa de cuadro vírico!

31 de marzo de 2009

La tierra de los sueños

Me vais a matar. Lo siento, mucho muchísimo, más de lo que imagináis, pero la historia no tira p'alante. Es un bodrio alucinante y no tiene ni pies ni cabeza, y se me han quitado del todo las ganas de escribir, así que me retiro al Tibet a hacer calceta, que seguro es más productivo que esto de aporrear teclas sin ton ni son.

Que es broma...

¡Anda que pa rato dejo yo de escribir, con el vicio que tengo! Tras una muy breve gestación he parido algo, no se muy bien qué, aunque se podría decir que de momento sólo asoma la cabeza; el resto irá saliendo poco a poco. A pesar de que me consta que os corroe la impaciencia, no es necesario que os lo tragueis todo de un tirón, pues esto va para largo (espero) y tendréis tiempo de sobra para ir leyendo, sin prisas. Ojito con esas lenguas viperinas que os conozco, y desde ya os aviso que no soy de las que toleran las críticas con elegancia, aunque se hará lo que se pueda...
Os nombro mis asesores particulares, aunque os advierto que no tengo un duro, así que ya os pagaré con mucho cariño y amistad eterna y esas cosas tan bonitas que se dicen en estos casos.
¡Hale, ya os dejo en paz para que podáis salir corriendo a verlo!; si es que sois como críos, joer...
Pinchad en el título, y porfa, sed compasivos con esta pobre aspirante a cuentacuentos...

30 de marzo de 2009

EL NIÑO DE LA SEIS

Pasaban las estaciones y él seguía allí. No conocía el mundo exterior, pero sabía muy bien cada uno de los nombres que se veían en las paredes de cada estación, aunque nunca los había profundizado en la lectura. No sabía leer. Era analfabeto en ese sentido. Recordaba su nombre, nombre que una vez, una mujer que le decía entre dientes ser su madre le había puesto: David, ese era. Viajaba de un lado para otro, siempre volviendo al mismo sitio, en la circular, la línea 6.
Era muy joven, mucho más que ahora, cuando lo dejaron olvidado en uno de los asientos. Nadie volvió a por él y aún ahora, quince años después, seguía esperando. Tenía tres años por aquel entonces. La imagen de su progenitora se mostraba difusa en su mente, apenas sabía si tenía de eso que llaman padre, él creía que no. Cuando niño, allá por el año 97, la gente seguía igual que hoy. Iban de un lado a otro sin hablar nadie con nadie, con prisas, sin tiempo para nada, ni siquiera para darse cuenta que un niño necesitaba ayuda.
David había notado sin embargo, que el mundo había cambiado y lo veía reflejado en el semblante de las personas que pasaban por la línea 6 del metro, es la conclusión que había sacado. Hablaba poco, pero sabía hablar. Había aprendido escuchando a aquella gente que esporádicamente hablaba, o a través de aquello que llamaban radio. En la radio también había escuchado noticias de otros lugares y había comprendido que había mucha gente en el mundo externo y que estaba dentro de un gran lugar llamado país.
Aquel “gusano? de metal era su casa, y la gente que día a día pasaba por allí su familia. Conocía a todos y cada uno de los individuos que se cruzaban cada día con él, era consciente del tiempo que pasaba. Sabía cuando cogían el metro y hacia donde iban, aunque sólo conociese esos lugares de oídas y cuando volvían. David era muy intuitivo y sabía que la gente desaparece cuando se arrugan demasiado, a veces antes, y sabían que a aquello lo llamaban muerte, esa gente ya no pasaría jamás por allí. Así, todo el mundo también lo conocía a él. Le echaban unos dieciocho años, él no sabía a ciencia cierta la edad que tenía, como siempre, lo intuía.
Desde allí dentro también notaba el paso de aquello que denominan estaciones, en las que hacía más o menos frío o calor según la época en la que estuvieran, y así calculaba los años. Y los días y las horas se marcaban con los movimientos de los personajes que visitaban su hogar, su frecuencia era la que determinaba el tiempo.
No recordaba como había ido subsistiendo a lo largo de los años, sabía que nunca le había faltado comida y la gente muchas veces le daba ropa que ya no quería. No conocía las costumbres del mundo. Sabía que debía comer porque tenía hambre y, a veces, incluso dormía, porque tenía sueño. Su vida, él sabia que no era como la de los demás. A su edad, tenía un frondoso pelo negro ondulado, muy largo, que cubría unos grades ojos gris oscuro, sobre una cara de finas facciones. No sabía lo que era una peluquería, mucha gente le había dicho, a veces en tono desagradable, que fuera a una, pero no conocía ese término y no quería salir de allí, no estaba preparado para eso. También tenía un asomo de barba, aún débil, sus pelos aún eran muy finos, tampoco conocía el término “afeitarse?. Su condición había hecho de él un individuo algo ignorante. Eso sí, sabía que se encontraban en el año 2012, él calculaba que habría nacido entre el 93 y el 94. Una vez, una mujer le dijo que iba a tener un niño y David se quedó extrañado, pensaba que la gente simplemente aparecía y luego volvía a desaparecer. - ¿Y cómo es eso? – Había preguntado. Entonces ella le enseñó su barriga. Era gorda y él la vio normal. Ella le dijo que el niño estaba allí dentro, pero David no lo veía. Ella le dejó que tocara, entonces lo sintió y comprendió. Una vez él también estuvo ahí dentro, en el vientre de otra mujer. Sabía que debía ser una mujer, David miro a un hombre gordo que dormitaba sentado frente ha ellos, y Alma, que así se llamaba la chica embarazada (nombre que nunca olvidó, así como nunca olvidaría el nombre de nadie), empezó a reír, él la imitó sin saber por qué y entonces le explicó que sólo las mujeres podían tener niños. Desde entonces echó mucho más de menos a una madre y desde entonces supo que el día de su salida al mundo exterior en busca de su progenitora estaba cerca, pero debía darse un poco más de tiempo, aún no estaba preparado, había visto cosas malas, cosas que no le habían gustado y no estaba preparado. Y se decía: Mañana, mañana saldré ahí fuera…


Estaba cansada, muy cansada, esa noche se prometió a si misma; sera la ultima. No estaba segura de las fechas, pero sabia que estaba próximo el parto.El seis llego mas vació de lo habitual, que bien, asientos libres, pensó, tenia necesidad de sentarse, eran muchas horas de trabajo mal pagado.
Se sentó, apoyo ligeramente la cabeza contra el cristal, le relajaba notar las vibraciones que producía aquel enorme gusano metálico al ponerse en marcha, parecía que quisiera decirle;-tranquila Alma, hoy ya termino tu trabajo, descansa, te llevo a casa-.
Fuera de la estación, la oscuridad del túnel transformaba las lunas de las ventanas en extraños espejos negros, reflejaban su rostro cansado, y parte de vació vagón del metro. Allí estaba el, como todas las noches, formando parte del oscuro cristal. La saludo levantando la mano con gesto nervioso, y sonrisa de niño jugueton. Y como todas las noches ella le señalo el asiento vació junto al suyo.
¡Hola Alma, hola niño de la tripa!, la saludo al sentarse, Hola David, me tienes preocupada, ¿ya sales?, ¡si!, salgo, no estoy siempre aquí dentro, salgo al túnel siete, cuando los hombre que arreglan se han ido, me dejan comida en las latas, para mi y los gatos, es buena, es carne, ellos siempre lo hacen, no me conocen, no me ven, los gatos si, ellos me ven, lo saben, pero no se lo dicen a nadie, nunca. Yo tampoco digo nada, solo a ti, y al niño de tu tripa.
No David, me refiero a la calle, al mundo exterior, no puedes permanecer por mas tiempo aquí, no es tu sitio, tu perteneces al mundo, yo te acompañare debes de salir, es tu hora.
Mientras le hablaba, David la miraba como miran los niños al ser reprendidos.
En fin, tu mismo, ya eres mayorcito, le dijo, volviendo a recostar la cabeza contra el cristal con gesto cansado, cerro los ojos, seguía dándole vueltas al asunto de David.
Una aguda contracción la devolvió a la realidad imperante, el asiento estaba completamente empapado, no era su primer parto, sabia que aquello era inminente, miro a su alrededor, Valla! donde se habrá metido el crió ese, pensó, ahora que lo necesito desaparece.
Perdona guapa, te estuve observando, y....creo que has roto aguas, le dijo una señora que estaba sentada frente a ella, y en la que no había reparado hasta ese momento. Lo mejor sera pulsar la alarma, y que vengan los de seguridad, dicho y hecho, la señora no se corto ni un pelo, rompió el cristal con el zapato, y pulso la alarma.
Estaba tranquila, relajada tumbada en aquella camilla, ¿donde esta? pregunto. Aquí tienes a esta preciosidad, era un niño con abundante pelo negro, envuelto en una dorada manta térmica, al acomodarlo junto al pecho, el niño abrió los ojos y la miro, eran grandes de un profundo gris oscuro. Ahora os llevaremos al hospital, en ese momento se puso en marcha el convoy, desde el anden, miraba como lentamente iban pasando los vagones frente a ella, ¡David! ¿donde estará ese chico? penso, se fijo en todos los vagones que pasaban frente a ella, hasta que paso el ultimo. David no estada en el seis, el circular.
¿y...como le vas a llamar? no lo dudo un instante; David, se llama David.
En el exterior, cuando los trasladaban a la ambulancia, la noche les recibió con una fría brisa, a David eso no le gusto y lloro, hasta ese momento no había llorado.

La Marquesa de Chorrapelada, la Hija de Papá y el Lehendakari

Algunos de vosotros ya sabéis con qué tipo de gente me veo obligada a convivir en la vida real, pero para aquellos que aún viven en la inopia, pensando que la fauna peligrosa vive en las savanas africanas, rescato esta vieja descripción de mi medio ambiente, donde sí que soy una especie en vías de extinción. Por cierto, para los profanos, el lehendakari es el Presidente de la Comunidad Autónoma Vasca. Osea, un mindungui.
Yo no veo los programas del corazón, ni falta que me hace; tengo algo mucho mejor en vivo y en directo, a las puertas de mi casa. Como en toda vecindad que se precie aquí hay de todo un poco, pero entre los 96 vecinos de los cuales sólo 10 no son españoles, hay tres personas que se destacan del resto con diferencia. La Hija de Papá y el Lehendakari llevan aquí desde el principio de los tiempos, lo que al parecer los convierte en algo así como la realeza, y la Marquesa de Chorrapelada llegó hace unos años, con la barbilla muy alta y mirando a todo el mundo por encima del hombro, eso sí, con una perpetua sonrisa falsa de oreja a oreja que no se quita ni para ir al vater. Como es natural, se integró rápidamente en el círculo social de la nobleza reinante, y como también era de esperar, la cosa terminó como el rosario de la aurora. No es que me guste el chismorreo, pero es que con este tema, si me muerdo la lengua, me enveneno...

Empezaré por la Hija de Papá: es la hija mayor de una familia de buena posición de San Sebastián, educada en los mejores colegios y con residencia en una de esas zonas en las que un piso cuesta más que la deuda de algún país africano. Pero toda la educación que sus padres le costearon no sirvió para enseñarle que es muy feo restregarle a la gente su dinero, ni su (supuesto) buen gusto, ni sus contactos o amistades, y desde luego, no debieron de enseñarle que no es de gente bien meterse en los asuntos ajenos y airearlos al viento para que todo el mundo se entere,ni que porque ella se crea la persona más inteligente sobre la faz de la Tierra, signifique que los demás seamos gilipollas. Ella se casó con un tío muy trabajador y sencillo (que aún no consigo entender qué coño pudo ver en ella, la verdad) y se compró una casita aquí porque su situación económica no era la de sus padres, pero nunca se cansaba de hablar de su vida en Donosti, perdón, San Sebastián, que la gente fisna no dice Donosti, por dios...Hace ocho años tuve el dudoso privilegio de trabajar para ella cuidando a su primera hija desde poco después de su nacimiento hasta que la pudo dejar en una guardería con las monjitas, con cinco meses. Y lo que pude ver con mis propios ojos me dejó estupefacta, literalmente con la boca abierta. Todo lo que visto desde el exterior era lujo, ropa de marca, perfección y clase, visto desde dentro cobraba una nueva dimensión. En la nevera nunca había nada más que la comida del día, absolutamente nada más. Ni media docena de huevos, ni un paquete de salchichas, ni jamón de york, ni un triste yogur...en mi vida he visto nada más vacío y triste que su nevera. Al principio pensé que guardarían la comida en la despensa o el congelador, pero tampoco. En el congelador guardaban pan en rebanadas para las visitas (sí, sí, en serio), algún pollo de granja y nada más, y en la despensa sólo había alguna lata de paté también para las visitas (lo juro, me lo contó ella toda orgullosa), aceitunas y papel higiénico. Nada más. Yo no podía dejar de preguntarme:¿no cenan? En una ocasión me comentó que tardaría un poco más en llegar porque tenía que parar a comprar queso rallado para los macarrones y leche. Pues cuando llegó efectivamente venía de comprar, pero eso, un paquete de queso rallado y un litro de leche. Absolutamente nada más. Sus comidas, que dejaba preparadas de víspera (menos mal que él cocina de muerte, porque si dependieran de ella los encontraban desnutridos, joer) consistían en un solo plato: potaje de verduras, patatas con bacalao, spaguettis sin carne...nada de dos platos ni por supuesto, postre. La ropa tan elegante de marca era fruto de los regalos de su familia para Navidad y cumpleaños, y el resto, la ropa interior, ropa de casa, etc, era de marca Carrefour. Y cuántas veces los hemos visto comprando en Lidl...

Que a mí no parece mal que miren la peseta, quien más quien menos hacemos todos lo mismo, pero joer, que no venga luego restregándonos su dinero y su posición como si fuéramos parias...y cuando hace unos pocos años se compraron un piso en San Sebastián, anda que no disfrutó contándonos que no habían pedido hipoteca, porque lo habían pagado al contado con los ahorros...así cualquiera ahorra millones, cobrando en negro y no comiendo, es muy fácil. Y ahora por supuesto no hay quien la tosa, desde que es residente en San Sebastián, con villa de vacaciones en Hendaye (¡¡¡que no es una villa, petarda, que es una casita adosadaaaa!!!)

Y no sigo porque tendría tema para horas, incluso días, pero el caso es que llevaba tiempo empeñada en que mi marido pasara por su casa nueva a hacerles una visita, y ayer finalmente no tuvo escapatoria. Volvió agotado; le enseñó cada mínimo detalle de su precioso piso, con los nombres de las marcas de cada cosa, sin dejarse ni un armario, y de paso aprovechó para despellejar a unos cuantos, que es su deporte favorito, y contarle chismorreos varios que no venían a cuento. ¿Lo más gracioso de todo? Cuando le dijo a mi marido: "me encantaría ver la cara de tu mujer cuando se lo cuentes..." como si a mí me importase lo más mínimo lo que cada cual haga con su vida o su dinero, ya ves.

El Lehendakari: hombre vago como pocos, con un transistor acoplado a la oreja y cuya pasión en la vida es ser marujo a tiempo completo. Cada minuto que no pasa en el trabajo lo invierte en cotillear la vida de los vecinos, y se le da muy bien, claro, teniendo en cuenta que en los más de quince años que lleva aquí no ha salido jamás del recinto si no es para ir a trabajar o a comprar el Marca. Siempre está aquí, siempresiempresiempre...en invierno no hay quien lo saque del parque, a el y a su mujer e hijas, por descontado, y en verano no sale del agua de la piscina más que para ir a comer y echar la siesta. Es primo del marido de la Hija de Papá, con lo que todo queda en familia...solo que entre los cuatro no se pueden ni ver, a pesar de lo cual se pasan media vida juntos, sentados en los bancos del parque o en la piscina, sin parar de chismorrear y sacar conclusiones inventadas sobre las cosas de las que no pueden enterarse. Si tengo la desgracia de toparme con ellos, inmediatamente ponen en marcha la maquinaria y en cinco minutos me he enterado de todo lo que ocurre, de quién es un indeseable o quién está a punto de separarse, o la Gran Primicia: quién está embarazada, peronoselodigasanadiequenoquierequesesepatodavía...

Cuando los veo a los cuatro juntos dale que te pego, no puedo evitar pensar siempre lo mismo: reunión de pastores, oveja muerta...y sobre todo, lo más importante; si conmigo ponen a parir a todo quisqui...¿qué dicen de mí cuando no estoy, eeeeehhhhhhhhhh?

Y por último, la Marquesa de Chorrapelada, que aunque llegó después enseguida se hizo de notar y en pocos años se ha enemistado con más de la mitad del vecindario. Sonrisa perpetua como las misses ante las cámaras, siempre de punta en blanco, repeinada y maquilladísima aunque sean las ocho de la mañana y unicamente vaya a llevar a las niñas al cole y vuelta a casa, casa por cierto divina de la muerte, al detalle, impecable pero todo comprado en Ikea, y una frase que jamás se cansa de repetir: "estás equivocada, eso no es así; yo tengo razón y tú, no". Su vida es la más perfecta (como la de los famosos que salen enseñando sus casas en el ¡Hola!, igualita), sus tres niñas las más guapas, mejor vestidas y más inteligentes, su marido es el mejor del mundo (como si no se les oyera discutir a gritos casi cada día) y ella siempre, siempre, tiene razón; el resto del mundo, qué digo, del universo, está equivocado, y si no estás de acuerdo, ya no te ajunta. Si le preguntas qué tal está, responde invariablemente con un "¡¡¡genial!!!", aunque se le note en la cara que está pasando el peor día de su vida, pero claro, nadie debe darse cuenta de que es humana y usa el retrete como cualquiera, por favor...

Al poco de llegar se hicieron íntimas ella y la Hija de Papá, uña y carne, lo cual era lógico teniendo en cuenta que ambas son de la misma especie, doñas quieroynopuedo. Iban a todas partes juntas, sus hijas jugaban juntas, se intercambiaban trucos de belleza y estilo, competían por ver quién hacía la tarta más deliciosa y perfecta...Hasta que un día la Marquesa de Chorrapelada le dijo a la Hija de Papá que fuera a su casa, con una gran sonrisa, y una vez allí le soltó sin anestesia: "mira, que he pensado que desde ahora nos saludamos y de vez en cuando podemos tomar un café; pero hasta ahí. De ser amigas íntimas, se acabó". Fué la única vez que sentí lástima por la Hija de Papá, a quien aborrezco con toda mi alma, pero es que cosas así no se hacen, por dios, y sin venir a cuento. Que se pasó varios días llorando y poco después cayó en una crisis de ansiedad que la ha tenido en tratamiento médico hasta no hace mucho...

Como veis, no me puedo aburrir aunque quiera, porque cada vez que salgo a la calle, si no soy lo suficientemente rápida entrando al coche, me doy de bruces con esta gente, y cuando me agarran...



Para la próxima temporada de Supervivientes, que se dejen de tonterías que si el Amazonas que si la selva africana...que los dejen aquí a su suerte, a ver si son capaces de salir de ésta intactos.

¡¡¡La musa ha vuelto, viva yo!!!


Si los perros se parecen a sus amos, o los amos a sus perros, eso depende, también se puede aplicar la misma norma a otro tipo de personajillos que nos rodean. Vease el ejemplo: estos últimos días he estado pachucha, pero antes de que os arranquéis las melenas de angustia por mi estado dejo claro que no ha sido nada grave; ya me han vuelto a colocar los pulmones en su sitio y me han inyectado en vena los diecisiete litros de tinta venenosa que había perdido en el entuerto, pero a lo que iba, que me pierdo y no me encuentro, leches...aprovechando la coyuntura del finde y la presencia del hombre de la casa (ejem, esa expresión me resulta de lo más graciosa, pero bueno...) le he echado morro y me he dado la gran vidorra, relativamente hablando, pues de las tareas propias no me libra ni San Judas Tadeo, ese, el de los imposibles. El caso es que nada más terminar de comer y tras asegurarme de que los dos niños pequeños y el grande tenían entretenimiento asegurado y víveres al alcance de la mano, me he metido en mi camita pertrechada de refrigerios varios y cómo no, mis amigos del alma, un (muy buen) libro, y el portátil. Tras leer un buen rato y comprobar que la tele cada día es más mierdosa que el anterior, la primera tarde abrí el portátil y me quedé ahí, mirando la pantalla en blanco. Y de repente pasó algo, como de la nada apareció mi musa, esa que otra vez se había pirado de vacaciones, cosa que la muy joía tiene la fea costumbre de hacer con demasiada frecuencia; voy a tener que revisar su contrato y ponerle las pilas, porque esto no puede ser. Pero ha vuelto cabronceta, no sé donde se ha metido y con qué compañías se ha mezclado, pero esta vez se ha lucido, porque lo que empezó siendo una cosilla de nada sin mayores pretensiones lleva camino de dejar en pañales a Guerra y paz, esa novelita del Doctor Yesky, el amiguete de Nandusky. Y a menos que la muy perraca se largue antes de darme tiempo a terminar con todo lo que se me está pasando por la cabeza, en breve podréis ir disfrutando de la cosa más larga que ha salido de mis manos (¡¡¡ehhh, chicossss, que os oigo pensar!!!), pues para el que aún no lo sepa, si lo bueno, si breve dos veces bueno, lo que normalmente escribo debe ser cojonudo...
Más noticias, próximamente.

(Sabía yo que algo se me olvidaba; pues eso, que siendo como soy una puñetera, pues mi bicho, o sease la musa, cómo iba a ser menos...)

EL CORREDOR DE LA MUERTE


El corredor de la muerte estaba atiborrado, los presos estaban enloquecidos, se aferraban a los gruesos barrotes y pedían auxilio sin cesar, sus gritos eran ensordecedores. Un extraño hedor pululaba en el ambiente, un olor a agrio... Todo el pasillo estaba lleno de sangre, vísceras humanas y cuerpos salvajemente mutilados, de cuando en cuando se escuchaba el tétrico sonido del crujido de huesos acompañado de un grito ahogado. La hora se aproxima...
Una celda se abre, el preso está paralizado. Un escalofrío recorre todo su cuerpo, una extraña niebla surge, inundando el suelo de oscuridad y aferrándose a los tobillos del reo. Siente frío, un frío extremo que le quema, la niebla forma poderosas manos que arrastran al exterior de la celda al prisionero... Este lucha desesperado se agarra a los barrotes de la puerta con todas sus fuerzas, pero su agonía sólo aumenta. Nada puede hacer, la niebla es extremadamente fuerte, el preso ve impotente cómo sus dedos se escurren lentamente y sin remedio...
Un alarido desgarra su garganta, sus ojos muestran un pánico indescriptible... cae al suelo, mientras es arrastrado al pasillo araña el suelo con la esperanza de sobrevivir mientras sus compañeros le miran con compasión y terror.
El movimiento cesa... una respiración tosca y ronca se escucha tras él. Está aterrado, gira la cabeza levemente y lo ve...
Un grito espeluznante deja su garganta afónica, intenta huir, pero la sangre de los anteriores ajusticiados le hace resbalar, a su alrededor: cabezas arrancadas de cuajo, hombres partidos como ramas y un niño con mirada perversa... Su mirada es más escalofriante que el propio entorno.
Como un rayo las palabras del niño atraviesan los oídos del reo: “Ha llegado tu hora, vas a morir...”
Los gritos, sollozos y respingos se repiten sin cesar...
Un ser enorme y deforme, de aspecto asqueroso y babeante se aproxima lentamente de forma amenazante, sus pasos retumban en todo el corredor. Sus poderosos brazos acaban en dos colosales tijeras oxidadas y llenas de sangre seca.
La mirada del niño es demencial...
Comienzan a escucharse los primeros cortes y crujidos de huesos... Sólo unos segundos bastan para que otra puerta se abra...
Aquí acaba esta historia, es mi turnoooooooooo!!!

LOS AMANTES


Amalgama de sensaciones
Pupilas dilatadas
Caricias encontradas
Vellos encrestados
Amor rebosante por los cuatro costados
Cierro los ojos y te veo
Cuando los abro, sueño contigo
Te veo, te siento, te pienso...
Una marca de hierro forjado
Que guardaré en lo más profundo de mí ser...
En mi alma, en mi corazón
Tú eres la razón...
El aire que respiro
Lo mire como lo mire
Mi vida sin ti no tiene sentido.
Ven acércate, escucha sus latidos
Abrázame, cierra los ojos y siénteme
Recuerda aquella noche...
Recuerda el amanecer...
Recuerda que fuiste la reina del placer
Un caballo desbocado guiaba nuestro amor
Cabalgamos al trote y a galope... con esa fuerza nos amamos
Como sólo sabemos tú y yo.
Mil besos encontrados...
Deseos arraigados
Locuras de enamorados
¿Cómo decir?
¿Cómo saber?
Qué sino muerdo tus labios me veras envejecer
Qué se apagará nuestro atardecer
Aquel tutor
Que nos mostro el significado de la palabra AMOR.
Un crepúsculo anunciaba
La verdad olvidada...
Fue ínfimo el tiempo eterno que nuestros cuerpos se enraizaron
Y perpetua la condena de estar privado de tu aliento...
Lo digo como lo siento...
Lo sé
No pienso
Mi retina aún guarda el color de tus ojos.
Llevo tú olor como perfume
Y tus caricias por vestimenta
Quizá al leer esto te des cuenta...
Que no soy nada sin ti
Que mi corazón deja de latir
Que sólo tú eres la razón de mí existir.
Que no hay llaga sin sangre
Ni llanto sin dolor...
Lo siento, lo he vuelto a hacer
Cerré los ojos y en mi lecho te encontré
Recuerdo como me mirabas
Y, sí
Me di cuenta
Supe que me amabas.

28 de marzo de 2009

Escapada con Homer


Hola chicas y chicos.

El otro día apenas me presente porque estando apunto de hacerlo, cierta persona con el pelo rojo y mucho genio ella, me echo de la fiesta con un individuo bastante calvo, ….. así que ni cortos ni perezosos nos montamos nuestra fiestecita particular.
Lo primero contaros que Homer es todo un caballero y en ningún momento intento propasarse conmigo, no así su amigo Flandes, ¡¡menuda mosquita muerta!!, estuvimos con Moe en su bar, Barni, Lenni y su amigo (menuda pareja de tortolitos). Más tarde y ya cuando íbamos a irnos a descansar, apareció Mel Gibson con Julian McMahon (quieren rodar una peli en Springfield), .... y claro pues …. yo no soy de piedra, así que desaparecimos los dos (Julian y yo), no sin antes prometerle a Homer que volvería para hacerle unas rastras.

Saluditos

27 de marzo de 2009

NANDECES ll

¡ Estoy super enamorado y no se de quien!

Una tarde te encontré
pero casi no me acuerdo
me acuerdo si, de la tarde
pero de ti...¡ya lo siento!

Hay mujeres tan reprimidas, que tienen el orgasmo tres días después de haber follao.

Yo cambiaria los cementerios por clubs de muertos.

Dentro de setenta millones de años yo también quiero ser petróleo.

Un intelectual es una persona que piensa a costa de los demás.

Soy tan buena persona que advierto de mi maldad.

Me he inventado una palabra ZURRUSKEMONOS, pero los intelectuales me tienen prohibido promunciarla.

NANDECES

La vida
La suerte
La felicidad
La poesía
La alegría
La fidelidad
La rosa
La ley, etc, etc
Todos términos femeninos, A los hombres solo nos quedan, el amor y el poder, supongo...

EL TEMA MOROS

Al contrario de lo que nos suele pasar con los sudamericanos, con los musulmanes no sentimos ningún tipo de familiaridad. Son como nuestro polo opuesto. Eso nos pasa porque las dos culturas tenemos un único Dios y encima es diferente. Tenemos miedo de los musulmanes fanáticos. Aquí convertimos en santos a los religiosos fanáticos. No comen cerdo y nosotros practicamente no hacemos otra cosa. Son capaces de dar su vida por sus creencias. Nosotros entregamos las creencias para tener mas vidilla. Solo coincidimos en una cosa: Ellos dicen que no beben alcohol y nosotros también lo negamos.

EUSKAL-CERVINO, EN ESTADO PURO



NUESTRO QUERIDO TXINDOKI

ESA LUZ CAMARADA

Uno de los despropósitos que mas frecuentemente encontramos en los retretes de los bares, cafeterías y demás, suele ser la curiosa manera que tienen de gestionar los recursos luminosos. Me refiero a esos interruptores que nada mas apretarlo se inicia una inexorable cuenta atrás que en cuestión de segundos te deja a oscuras, y claro! te obliga a hacer las cositas en tiempo de record olímpico. Yo no comprendo como en unos negocios que consumen miles de watios en iluminacion, frigoríficos, tragaperras (no confundir con las perrasquetragan), freidoras, en fin...que con tanto gasto pretender ahorrar energía con la bombilla del vater, no se... me parece una sandez. Intentando mejorar el tema, los ingenieros de sector eléctrico han dado un paso mas en la carrera del despropósito, al crear los sensores de movimiento. Esos artilugios que te dan la bienvenida al retrete encendiéndote la luz sin darle al interruptor. Pero por el mismo sistema te la paga cuando estas obligatoriamente inmóvil atendiendo a las necesidades fisiológicas. Es entonces cuando realizamos esas coreografías tan ridículas, moviendo los brazos a diestro y siniestro como si tuvieramos una nube de mosquitos volando a nuestro alrededor, todo para que el dispositivo note que seguimos vivos.

Muéstranos tu rabo

Luego la malpensada soy yo...


www.Tu.tv

26 de marzo de 2009

RECORDANDO A TIP

-Tip me ha quitado un montón de años de encima...

Y el me diria:

-Pues eso se arregla pronto, hijo. Vuelve a ponerlos debajo otra vez inmediatamente, hombre de Dios. Y que no me entere yo... ¿Pero cómo se te ocurre andar por ahí poniendo los años encima o debajo? ¿No sabes
que con los años de envejecer no se juega, que luego van al pan y los carga el diablo? --dirá el buenazo y genialón Luis Sánchez Polack en cuantito que lea esto...

Tip me ha quitado un montón de años de encima con sus anuncios de la televisión. Lo he visto vestido de monja, monja clarisa, naturalmente, Luis, yo sé que tú eres mucho de las clarisas, mucho más que de las agustinas recoletas... Lo he visto vestido de monja alférez de complemento, y se me han venido a las mientes...

-¡Mientes! Mientes como un bellaco, porque a ti no se te viene nada... ¿Qué se te va a venir a ti? ¿Pero qué te has creído? -volveria a decirme Don Luis...

Pues se me han venido a las mientes las largas noches de radio, cuando la SER la oíamos sin codificar, cuando salía Tip anunciando plumas. Pero no plumas de éstas que se llevan ahora tanto, con las que los maricones del arte y la cultura pegan el plumazo, sino plumas de escribir. Aquel diálogo absolutamente del Miguel Mihura de La Codorniz:

-¡Estilográaaaficas Cirós!

-¿Cómo ha dicho usted?

-Estilográaaaficas Cirós...

-Ah, perdone, es que creí que había dicho "Estilográficas Cirós".

-No, lo que he dicho ha sido Estilográaaaficas Cirós...

Perfecto. Perfecto para el anunciante, digo. Yo creo que ya ni se fabrican las estilográficas Cirós (y si se fabrican, váyame usted mandando una, señor industrial, y otra para mi directora Rossan de Charleroise y otras para cada Niñ@ del Club de la Pluma absurda Propiamente Dicha, de la otra ni ni tocarla). Aunque no se fabriquen las estilográficas Cirós, me acuerdo de ellas cuando Tip anuncia por mi televisión...virtual ¿Qué es lo que anuncia? Anuncia que es genial, vestido de monja alférez de complemento o vestido de Clark Gable en Lo que el viento se llevó. ¿Anuncia una empanada, una ensaimada, una empanadilla, una ensaladilla, un pincho de tortilla? Algo de comer es desde luego, que está diciendo comerme. Pero el que está para comérselo en el anuncio es Tip. Según una Encuesta General de Medios de Subsistencia, cuando sale el pesado de Arguiñano disfrazado de gondolero veneciano anunciando la plasta de la pasta, el 120 por ciento de la audiencia (he dicho bien, el 120 por ciento) no solamente hace zapateo (yo como es bien sabido, con Kafka), sino que sale corriendo por el pasillo, pidiendo socorro.

MAURICITA LA GAMBA

Hace poco, hablando con un amigo, salió en la conversación uno de los grandes genios del humor que ha dado este país: Luis Sánchez Polack, "Tip". Y eso me hizo recordar una de las historias más geniales que han salido por boca de alguien:

Mauricita, la gamba
Yo protejo a todas las especies. A todas. Pero donde estén los anfibios anuros -¡los anfibios anuros!- que se quite lo demás. Y la carcamusa. y la filoxera, la filoxera gambrinus, claro. Porque es verdad, a los animalitos se les llega a coger un cariño tal, que puede llegar incluso hasta la pubertad.
Recuerdo que hace años me regalaron por Nochebuena un crustáceo malcostráceo del orden de los decápodos, que, como es sabido. son familia de los pénidos, que vienen a ser como el Parapeneus longuirrostrus. O sea, para que lo entiendan mejor, una gamba. Me regalaron una gamba. Una gamba viva. Y dijimos: "Bueno, la guardaremos para la cena de Nochevieja". Pero aquella gamba era de cariñosa…
Miren, dormía a los pies de mi cama. A la hora de la comida, se subía a la mesa y comía con nosotros. En fin, ¡era uno más de la familia! Mauricita le pusimos de nombre, porque se parecía mucho a Chevalier. Y Mauricita venía con nosotros al teatro, a todos los estrenos. Nosotros le decíamos: "Mauricita, trae el periódico". Y Mauricita iba al quiosco, lo traía y te lo leía. ¡Era la alegría de la casa! ¡La alegría de la casa! Y honesta, ¡puaff!, honesta como pocas gambas y miren que yo he conocido gambas. Salía a pasear con las amigas y, claro, los chicos la chicoleaban y ella se ponía colorada, colorada… que parecía que estaba recién cocida. Pero antes de que cerraran el portal, a las diez menos cinco ya estaba en casa.
Hablar no hablaba mucho. No. Pero con la mirada te lo decía todo, todo… Decía yo a mi esposa: "Amparo. me voy con la gamba a tomarme una cerveza". O "me voy a tomar una cerveza con la gamba". Era una cosa… Y lo que pasa; llegó la Nochevieja, y a ver quién era el guapo que mataba al pobre animalito.
Bueno, total que la gamba fue creciendo y creciendo se hizo una real gamba, conoció a un langostino de Vinaroz de buena posición se casaron y tuvieron más de quince mil quisquillas, que, por cierto dos de ellas se metieron monjas Y los chicos, los varones, se educaron en los padres Langostinos de El Escorial. ¡Santos varones!

Y todo esto me trae a la mente que guardo algunos textos de este estilo por ahí, que ire poniendo poco a poco para no saturar.

25 de marzo de 2009

EL TEMA LOS CHINOS

En cuestión inmigración los Chinos son caso aparte, ya pueden venir sin papeles, vivir setenta en un piso, nunca serán considerados inmigrantes como los demás ¿que por que? pues porque estos ya vienen con su negocio montado. No ocupan nuestros puestos de trabajo, ocupan los suyos, porque nadie mas puede hacerlo. Un Español puede abrir un restaurante, mexicano, italiano, argentino, y con un buen bigote hasta un kebab, pero nunca podrá abrir un restaurante chino ni un bazar chino eso les corresponde a los chinos. Osease; que de chinos solo pueden hacer los chinos. Es como si vivieran en un planeta paralelo; están pero no se mezclan ni pa dios, saben cuando va a salir el premio en las tragaperras y no se les ondula el pelo ni en Gálica con todo lo que cae. Nunca se sabe si están tristes o contentos y jamas te los cruzaras en la escalera repartiendo butano con la botella al hombro, No se conoce el chino que haya levantado mas de un kilo de una vez. Lo que es evidente es que dominan el mundo del plástico. Da la impresión de que conocen ese material desde la noche de los tiempos; vamos, que el día que inventaron la pólvora, seguro que la guardaron en Tupperwares de plástico. Siempre andan muy tiesitos, y nos da la impresión de que todos saben karate.
Es difícil de imaginar a un chino prehistórico encorvado y lleno de pelos comiendo mamut sin palillos ni salsa agridulce.

ESTIGMAS Y CONNOTACIONES

Las ideas fruto de la observacion y del análisis, cualquier información que nos llega y nos encaja, la herencia cultural y la influencia del entorno conforman nuestra opinión. Quiere esto decir, que no partimos de cero a la hora de enfrentar un tema, en muchos casos somos toros toreados de antemano, tenemos vicios adquiridos. La objetividad esta solo al alcance de unos pocos iluminados. Mas si hablamos de inmigración, porque cada país o cultura del mundo nos sugiere una realidad distinta; algunos nos resultan atractivos, otros los vemos una amenaza y muchos no sabemos de su existencia.
Os propongo un sencillo juego para que comprobemos hasta que punto los paises, las culturas, están cargadas de connotaciones. En las siguientes frases he dejado libre el espacio dedicado a la nacionalidad, para que lo llenéis mentalmente

1- Un fisico nuclear........asombra a la comunidad cientifica internacional al demostrar que el atomo no es la partícula mas pequeña de un elemento químico.
2- Un fisico nuclear........ pasa por alto la normativa internacional y experimenta con uranio enriquecido.
3- Dos.........provistos de pasaportes falsos y armas blancas, han sido detenidos en las inmediaciones de una araba nización de lujo en la Costa Brava.

¿ a que en la primera pregunta no hemos pensado Congoleño, ni de coña? y sin embargo en ese país también hay físicos nucleares, ¡que injusta la vida del científico Africano!
En la segunda se nos ha ido la hoya a Iran o algún otro país de Oriente Medio, ¿a que si?
Y en la tercera, me juego el 30% del producto de mi invernadero a que no habéis pensado en dos Finlandeses o dos Canadienses ¿verdad? Claro, a esos les pega mas la primera. Nuestros presuntos atracadores seguro que eran del Este (unico punto cardinal con mafia propia). Llegan tan lejos las connotaciones y prejuicios que si mañana nos manga la cartera un Noruego lo contaríamos en casa como una anécdota curiosa. Ahora bien nos pide la hora un Albano Kosovar en el metro, y buscamos un poli para comunicarle que hemos estado apuntito de ser desvalijados.